2 beat


Netlabels, ¿dónde está el dinero?
10 agosto 2009, 2:14 am
Filed under: Uncategorized

Un netlabel es un sello discográfico que ofrece gratis la música de artistas a través de internet.’

Bien, no creo que haya perdido más neuronas de lo habitual para evidenciar la incógnita que se esconde en la anterior definición. Si aún no ha perdido la paciencia y decide seguir leyendo este artículo, le recomiendo que repase de nuevo la primera frase y retome la lectura tras el siguiente signo de puntuación. Tras otro fugaz análisis probablemente habrá podido alcanzado juicios parecidos a los siguientes:

turntables
• Si los usuarios no van a pagar por la música que consumen, ¿de dónde salen los ingresos de los netlabels?
• Si los netlabels no venden la música, ¿porque les deberían interesar a los artistas?
• Resumiendo, ¿dónde está el dinero de los netlabels?

Antes de entrar en materia debería empezar estableciendo tres consideraciones básicas pero totalmente necesarias para poder avanzar:

• La industria discográfica tradicional (léase la mayoría bajo el manto de organizaciones como la SGAE o la RIAA), no sólo se mantiene inflexible y contraria ante las innovaciones surgidas del uso de las nuevas tecnologias sino que fuerza acciones jurídicas para castigar su uso, forjando progresivamente toda una generación de presuntos delicuentes. Aunque sus aparentes objetivos son definitivamente lícitos: la defensa de los intereses del artista, sus actuaciones resultan de dudosa efectividad y como triste excusa para mantener una estructura jerárquica de la que cientos de intermediarios obtienen su porción de la tarta dejando sólo las migas a los artistas. Su política tiende al cierre, al bloqueo y a la penalización.

• Actualmente son escasos los artistas que consiguen un contrato con una discográfica convencional. Los que lo consiguen, afirman que el contrato tan solo genera ingresos para cubrir los gastos de la realización, marketing y distribución del disco. Muchos constatan que el dinero se consigue de los conciertos.

• A estas alturas creo poder afirmar categóricamente que un netlabel no es un negocio, creo que aún no hay ninguno que disfrute de beneficios. Los más populares han conseguido encontrar mecanismos para cubrir su mantenimiento básico, pero no para repartir dividendos. Concretando y muy a mi pesar, en la actualidad, un netlabel no va más allá de ser un capricho de algunos fanáticos de la música y el diseño con cierto tiempo libre.

Partiendo de estas tres evidencias, voy a intentar expandir las incógnitas iniciales.

Aunque muchos netlabels no tienen ninguna pretensión de obtener dinero por la música que distribuyen, algunos han decidido reinventar la transacción clásica y dar un paso más allá adecuándose a la realidad. Al reducir el número de intermediarios y ante la creciente accesibilidad a la tecnologia, se ha reducido el coste de venta y distibución del producto final incluso más del 50%. Ciertos netlabels siguen editadando discos compactos o vinilos, pero muchos se dedican exclusivamente a formatos digitales (mp3, ogg, wav, flac…). Generalmente estos ceden gratis la música bajo licencias de Creative Commons que aún protegiendo al autor, ceden ciertos derechos como la distribución e incluso la copia. Artistas tan populares y dispares como Sasha o Richie Hawtin trabajan desde hace ya tiempo con estos formatos.

Los netlabels pioneros han detectado cierta fidelización de sus ‘clientes’ y algunos han obtado por invitar al público a pagar por la música según su propio criterio mediante donaciones o simplemente sugeriendo una módica cantidad. Esta actuación pretende llamar la atención a la moral de quien descarga la música intentando crear un vínculo de complicidad e incitando a los participantes a establecer lo que empieza a llamarse la nueva industria discográfica. Tampoco deberiamos olvidar (aunque no compartir), el principio materialista que rige nuestra sociedad: pagar por un bien incrementa su valor. Esa fidelización hacía los netlabels también abre la producción de merchandising, otra forma indirecta de generar ingresos. ¿A quién no le gusta lucir una camiseta con un logo precioso de esa web minoritaria de donde sacamos gratis esas joyas sonoras? El fenómeno de los netlabels reside actualmente en un cierto limbo; aún disfrutando de este estado outsider o underground del que tanto disfrutamos, pretende acercarse al peligroso (o no) mainstream. Esta loable voluntad despierta ágiles discusiones entre quienes consideran esa dirección como un fatídico error y quienes lo pronostican como una posible via para la reeducación de la masa popular. Personalmente opino que ambos postulados parten de posturas demasiado ambiciosas, las dos creen ciertamente en la posibilidad de llegar y actuar sobre un gran público, árdua empresa a mi entender, siempre entendiendo al ‘gran público’ como un pequeño sector interesado por la música y suscebtible de consumir música un tanto especial. Supongo que mi profesión (me dedico a la docencia), me obliga a creer ciegamente en la posibilidad de los netlabels para influir sobre los hábitos de consumo del público. Aún sólo por estadística, el hecho que haya más oferta, facilita el camino a la riqueza, no económica claro, sino cultural, y en ese ámbito es donde los netlabels cimentan sus pilares. Una prueba del cambio de dinámica cultural es el creciente nacimiento de sublabels por parte de sellos convencionales, demostrando así el interes de estos por afincarse una cantera artística abierta a la experimentación y, por consiguiente, a la innovación. Estos nucleos de desarrollo ya trabajan con empresas de software de audio que cuentan entre sus testers con nombres de la escena netlabel. (En los temas demo del Traktor 3 aparecen artistas que publican bajo licencias copyleft: Dataman, Inge Heinz, Breitbannt, Raumton…)

A pesar de que estas nuevas vias aún estan lejos de la consolidación, cada dia son más los artistas que acuden a los netlabels, (sin entrar a discutir aquí su calidad). Los artistas ven en los netlabels una herramienta directa de difusión de su material, una manera rápida de llegar a una audiencia a la que mediante los canales convencionales resultaria difícil o imposible acceder. Esta claro que internet permite a cualquiera ofrecer en su página web su propio material, pero también esta claro que la saturación oscurece nuestras mejores intenciones. La competencia y la abundancia de contenidos rebosa el ancho de banda, encontrar el servicio adecuado o asimilar las estrategias que te hagan aparecer entre los primeros resultados de google requiere tiempo y dedicación que los artistas prefieren invertir en otras labores. ¿Y si me pongo en contacto con algun netlabel para que haga el trabajo por mi?

Otra evidencia de la creciente atención por los netlabels es la que llamo (obviamente) efecto lanzadera. Conocemos casos de artistas que han hecho el salto de un netlabel a un sello ‘de los que te pagan dinero por hacer lo que más te gusta’. Véase el caso de Pheek, Jesse Somfay, Swat Squad o Bogdan Raczynski entre muchos.

La tarea de los netlabels no concluye aquí. La organización de eventos, la creación de vínculos entre entidades y la asimilación de funciones de representación de artistas estan ya en las agendas de los netlabels. Prácticamente todos los netlabels con cierta historia tienen una sección de eventos o noticias en sus webs donde se publican actos, sesiones o fiestas. Los netlabels se organizan, intercambian artistas, trabajan con diseñadores y videoartistas, generan mercado. Si el dinero está en las fiestas, en los directos, en los conciertos, porque no deberían ir por ellos? Era el segundo paso lógico. Cual será el siguiente?

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: